Estudios literarios Oralidad

“Literaturas orales africanas”, la palabra que nos acerca

La palabra es un don, poder, un patrimonio cultural inconmensurable, la palabra hace a la persona. Es el germen de la  tradición oral y para Hampaté Ba: “la gran escuela de la vida”, la que abre la puerta a las literaturas orales poco conocidas o directamente menospreciadas por el mundo occidental.  A menudo, se ha intentado ligar a la oralidad con un pasado simple; el de la imagen de una áfrica única, primitiva y atrasada. Nada más lejos de la realidad,  Ismael Diadié Haïdara, custodio del fondo Kati, insiste: “La palabra en las sociedades orales es simplemente el soporte”.

A ellas, a las literaturas orales africanas, ha dedicado el profesor de la Universidad de Oviedo, Vicente E. Montes Nogales, años de lectura, observación y escucha: “Llevo estudiando las literaturas orales africanas, al menos, desde 2008, leyendo, tomando notas y publicando”, afirma. Uno de los frutos de esta labor es la obra Literaturas orales africanas: de África Occidental a España, que comenzó a redactar en 2018 y que publica este mismo año. Una obra pertrechada desde la cabeza y el corazón de un hombre en atenta escucha, que ha ido haciendo despacio, poco a poco, amontonando horas de trabajo, lecturas en los ojos, y que está llamada a perdurar.

En el prefacio del libro, Haïdara ya indica la razón fundamental de la existencia del mismo: “Todo conocimiento y cualquier género literario tienen su fundamento en la oralidad. Hoy en día ese mundo de la oralidad se resiste a desaparecer y otro basado exclusivamente en la escritura anhela imponerse”. Lo anterior, en ese tira-afloja en que se ha transformado lo escrito frente a lo oral, parece querer indicarnos la importancia de conocer y admirar lo que engendran las palabras que han dado soporte y sustento a las sociedades en el pasado y que, hoy en día, luchan por sobrevivir.

Estamos ante una obra de cabecera, una monografía que atraerá tanto al estudioso como al profano ya que está alentada desde el deseo de servir de puerta de entrada al conocimiento de la oralidad africana. Esta vez centrada en África occidental. A través de sus páginas recorremos un pasado que nos habla de civilizaciones (bambara, malinké…), de epopeyas (Sunyata, Fura Toro…), nos volvemos a encontrar con Hampaté Bâ y su saber vivir, con Camara Laye… A la vez recobramos la figura de los griots y la actualizamos, nos sumergimos en la riqueza de los géneros orales de las literaturas africanas que se intentan ubicar entre el mito, la epopeya, el proverbio, la canción, el elogio enfático o el cuento, que ha encontrado otro vehículo de transmisión también a través de la radio.

  • Ilustraciones @SFQ, 2021
  • Ilustraciones @SFQ, 2021
  • Ilustraciones @SFQ, 2021

Los narradores tradicionales, más allá del griot

Una de las cuatro partes en las que está divido el libro está dedicado a los artífices de la transmisión oral ya sea de las historias de los pueblos, de los relatos o de los problemas cotidianos. Frente a la idea generalizada que considera que todo bardo africano es un griot, nos encontramos con, al menos, tres grupos diferenciados: los tradicionistas, los griots y los contadores de cuentos.

Los primeros, leemos en el libro, son griots (aunque no todos lo son) que tienen el plus de un elevado grado de conocimiento.  A ellos han recurrido estudiosos como Hampaté Bâ o Dager al redactar la crónica que relata la historia del estado peul de Macina  en la primera mitad del siglo XIX. Los doma, tradicionistas en el caso de los bambaras, son auténticos sabios y “sus relatos se distinguen de los narrados por muchos griots, pues mientras se supone que estos últimos han embellecido la verdad en beneficio de alguna familia mencionada a lo largo de la recitación, el discurso del doma es preciso y fiel a la verdad” (p.52) Sin embargo, los tradicionistas han desconfiado de los investigadores que se han acercado a ellos en búsqueda de conocimiento. Por eso se han pertrechado protegiendo el saber más custodiado, permaneciendo en guardia, vigilantes  de las palabras a las que no dejaban, casi nunca, acceder ante el temor de que acabaran traicionadas.

Más populares, sin duda, son los griots. Sin embargo, nuestros conocimientos en torno a ellos son limitados. En el siglo XIV, Ibn Battuta da a conocer a los griots, cuya forma de vida plasmarán en sus relatos otros viajeros y exploradores. En cambio, sobre su versión femenina, las griottes, no encontramos una mención directa hasta 1818. Tal y como se recoge en el libro, junto a la generalización y a la simplificación con la que se menciona y habla de estos “maestros de la palabra”, su clasificación es, de la misma manera,  una tarea compleja. Esto ocurre dada la multitud de funciones que desarrollan (músicos, poetas, memoria social, genealogista, cronista, consejero, acompañante, e incluso funciones particulares…). Para desarrollarse de esta manera y poder completar dichas tareas, han tenido una instrucción específica desde la primera infancia. Una educación y formación que no concluye nunca y que se expone de manera minuciosa en la obra de Montes Nogales.

Pero el resplandor de los griots se vio afectado de lleno por la colonización, “la escuela impedía la transmisión de los conocimientos ancestrales”. El periodo posterior a las independencias ahondó aún más en esta ruptura. Así, junto al desprestigio que trajeron los nuevos tiempos, el mundo urbano supuso otro grave obstáculo: desprofesionalización y minusvaloración de sus discursos. Los peores presagios se hicieron realidad y la modernidad comenzó a tragárselos poco a poco.

Si la maravilla habla, es por vuestra boca

Una obra de la envergadura de Literaturas orales africanas: de África Occidental a España debe mucho también a los que vinieron antes, su autor menciona a varias personas, entre ellas a Inmaculada Díaz Narbona, pero es, a un mismo tiempo, el resultado de la ingente labor que ha llevado a cabo Montes Nogales a lo largo de los años en torno a las literaturas africanas. Uno de estos hitos es su participación en la serie de entrevistas “Escritores africanos” (gracias a la Fundación El Pájaro Azul y la Universidad de Oviedo) en formato DVD que se pueden visionar también en youtube. Una serie que se une al necesario esfuerzo por hacer que perduren estas tradiciones orales a través, en esta ocasión, del medio audiovisual.

Así, dos de los capítulos están dedicados a dos grandes referentes de la oralidad africana en España: Agnès Agboton y Boniface Ofogo. Tanto uno como otro, contadores profesionales. Para Ofogo, “la palabra es una herramienta que construye puentes entre los seres humanos”, para Agboton “el cuento africano no ha de ser considerado como un mero entretenimiento, es mucho más que eso, es una escuela vital que contiene mensajes implícitos y convierte en su cómplice al atento oyente”.

Estos dos grandes autores han comprobado los problemas y el reto de volcar las narraciones orales en la escritura. Resaltan que se gana en perdurabilidad, pero se pierde en expresividad. Como Montes Nogales nos recuerda, al hacerlo estamos pasando de un espectáculo colectivo a un acto individual. Con todo lo que conlleva este trasvase.

Literaturas orales africanas: de África Occidental a España pone de manifiesto la belleza, riqueza y diversidad que es capaz de construir la palabra. Una de nuestras armas más potentes y a la que nunca deberíamos dejar de atender. Afirma Montes Nogales “Ni los discursos ni las canciones ni las cualidades artísticas de los griots fueron valorados ni vistos con especial agrado por muchos militares y exploradores franceses que durante el siglo XIX recorrieron parte de África occidental”. Tampoco en la actualidad han recibido especial atención. Sin embargo, ahora las literaturas orales peligran. Deberían pervivir junto a lo escrito, pero nuestro mundo globalizado no se detiene ante aquello que requiere parar, escuchar, estar, ser. Por eso este libro nos quiere decir: paremos, escuchemos, seamos. Es una invitación a que vayamos dando pasos en ambos sentidos, intercambiando saberes, conocimiento y emociones… para tratar de encontrarnos.

“Quien no se acerca a ti no puede conocerte, quien no te conoce no puede amarte, quien no te ama no puede vivir contigo” (Ali-Gao b. Mahmud Kati)

Literaturas orales africanas: de África Occidental a España. Vicente E. Montes Nogales. Prefacio de Ismael Diadié Haïdara. Editorial Libro Pórtico, 2021.

2 comments on ““Literaturas orales africanas”, la palabra que nos acerca

  1. Magníficas ilustraciones, felicidades.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: