Despedida y cierre Historia

Repaso a lo más destacado de las literaturas africanas 2021 para que cada cual confeccione su propia lista: (II) Historias coloniales e historias breves

Empecé este repaso de lo más destacado con los premiados en 2021, para ser exactos con la cara amable de todo esto. Hoy toca también mostrar su reverso porque jamás había vivido el anuncio de un Premio Nobel de Literatura como lo he hecho este 2021. Os voy a dar un dato que a mi me pareció significativo, aunque puede tener muchas explicaciones, y también os voy a ofrecer una pequeña confesión.

Este espacio literario tiene estadísticas que muestran las visitas a la página. Para encontrar el pico, el auténtico pico más alto de todas las entradas escritas hasta hoy, solo tengo que mirar en la cuadrícula que pone “Lo más visto” que me lleva exactamente al día 21 de enero de 2021. El dato lo vi días más tarde cuando me asusté al ver la exageración de visitas que había tenido el libro Bajo las ramas de los udalas de la nigeriana Chinelo Okparanta. Inmediatamente supe que algo extraordinario había ocurrido. Y lo encontré buceando en internet, de la misma manera que cerca de 7.000 personas me habían encontrado a mí. Un jugador de un programa televisivo Pasapalabra pendía de un hilo para ganar una cantidad muy grande de dinero. El hilo era saber el apellido que comenzaba con O de la autora de Bajo las ramas de los udalas.

Me dio qué pensar cómo la televisión era capaz de mover a tantas personas a buscar una información, al tiempo que medité sobre como era casi seguro que Baile del Sol, la editorial que publicó dicha obra, no iba a beneficiarse del aluvión que yo sentí en mi página aquel día y el siguiente. Pero la cosa no acabó ahí.

Hace años compartí mis sensaciones en este espacio sobre la novela Paraíso. Cuando se anunció el ganador del Premio Nobel y me dijeron que había sido su autor, el tanzano Abdulrazak Gurnah, creí que pasaría algo parecido a lo ocurrido con Okparanta. Pero me equivoqué. Las visitas ese día a las 3 entradas que tenía sobre Gurnah en Literafricas no llegaron al 10% de lo que originó el programa de la televisión.

Ahora la confesión. Lo he comentado en círculos pequeños pero hoy lo quiero compartir con todos vosotros. De manera inmediata me alegré por Gurnah por motivos obvios pero a la larga aquello fue un momento agridulce, sabía que era un autor al que no se le podía leer al menos en castellano, toda su obra traducida estaba descatalogada. Aparecía otra vez ese viejo fantasma que ha acompañado a las literaturas africanas durante años: el no encontrar el libro que ansiábamos leer.

A esto le están poniendo remedio ya traductores y editoriales. Por eso es importante destacar la gran variedad de títulos, tan atractivos y de tanta calidad, como los que se han publicado este 2021. En Twitter @Alqaravan – Jose (fina) lamentaba el final de mi anterior entrada en la que subrayaba que hasta el momento nadie parecía haber anunciado la próxima traducción o reedición de obra alguna de Paulina Chiziane. A la espera de que lo anterior se acabe produciendo, en 2022 podemos añadir más mundos al mundo, con iniciativas como las que trae la Colección Libros del Baobab que traducirá a  Lilia Momple, otra reconocida escritora mozambiqueña inédita en castellano.

3. HISTORIAS DE LA COLONIZACIÓN

La colonización sigue teniendo un gran peso en las narrativas de muchos escritores. Sin duda, la reedición de la obra Los trozos de madera de Dios, publicada en los años 60, de Ousmane Sembène (Trad. Virgilio Piñera. Ed. Txalaparta) supuso una gran alegría para muchos lectores ya que no abundan las traducciones que nos acercan las luchas sociales llevadas a cabo en el continente africano, mostrando “El África de pie”. Tal y como la lucha sobre el que escribe el senegalés al narrar una de las de las revoluciones sociales que se llevaron a cabo en el continente, la huelga durante 5 duros meses de los trabajadores ferroviarios de la línea Dakar-Níger, a la búsqueda de la igualdad.

Ganador del Gran Premio Literario del África Negra, el marfileño Gauz ofrece en Camarada Papá (Trad. Pedro Suárez y Ángeles Jurado. Ed. Libros de las malas compañías. Colección Libros del Baobab) un ingenioso trabajo con el lenguaje, trufando su narración de juegos de palabras y usando un léxico exigente. Como atractivos de la obra: la narración de los primeros momentos de la colonización en Costa de Marfil, el humor que destilan sus páginas gracias a la voz de un niño que con sus frases ocurrentes, llenas de equívocos, harán  las delicias de cualquier lector y los personajes diferentes, como el padre del niño, que es la encarnación del activismo africano de los años 60 y 70.

De Cuaderno de memorias coloniales de Isabela Figueiredo (Trad. Antonio Jiménez Morato. Ed. Libros del Asteroide) ya he hablado en varias ocasiones.  En 2009 impactó en Portugal al reconstruir un pasado colonial nunca contado a través de la figura de su padre y de años ahondando en sus propias experiencias. Frente a la “memoria nostálgica” de los retornados y a los relatos de aquellos que contaban sus vivencias tratando de expiar su culpa, ella introdujo una variante en forma de cuña en carne viva, ahondando sin escafandra donde normalmente no se está dispuesto a penetrar. 

Importante ha sido también la noticia de la reedición de Las tinieblas de tu memoria negra de Donato Ndongo (Ed. Sequitur) que narra, desde un estilo que repica lleno de oralidad, en una inmersión catártica, la historia de un niño y las diferentes etapas que va viviendo con el trasfondo de una Guinea Ecuatorial siniestra y, a un tiempo, mágica y plena de sugerencias. A la violencia política, con la imposición de un fascismo tropical o afrofranquismo, se unió la colonización española y sus derivas. Un pasado con ecos de presente que nos habla de identidades que se han cimentado desde la dualidad.

El rey en la sombra de Maaza Mengiste (Trad. Montse Meneses. Ed. Galaxia Gutenberg) tiene por telón de fondo la II guerra italo-etíope (1935-1936) y compila algunas de las sombras y silencios que oculta el manto de la Historia. La narrativa que se escribe con mayúscula, nos habla de cómo los italianos no se recuperaron de aquella humillante derrota. Adua, un lugar que es más que un lugar. Así que volvieron con Mussolini, siendo Etiopía el primer país del mundo en hacer frente a los fascistas, para defender su independencia. La narrativa que se escribe con minúscula se fija en otras aristas. En esta, en concreto, nos cuenta cómo las mujeres etíopes decidieron dar un paso adelante.

Junto a estas obras, menciono dos títulos más que se inspiran en sendos personajes históricos para dar otra versión de la historia hasta ahora conocida. Por un lado, El rey de Kahel de Tierno Monenembo (Trad. Pedro Suárez Martín. Ed. Baile del Sol y Casa África) Premio Renaudot 2018. Mezcla de realidad y ficción para narrar la historia de Olivier de Sanderval que a fines del siglo XIX intentó establecerse como Rey en la región peul de Futa Yalón, en Guinea. Por otro lado, Petina Gappah ha preferido en De la oscuridad, una luz resplandeciente (Trad. Carlos Mayor Ortega. Ed. Random House) descolonizar la leyenda del doctor Livingstone fijándose en otras aristas que la historia oficial ha querido ignorar

4. historias breves

Estoy solo del escritor mauritano Beyrouk (Trad. Alejandro de los Santos Pérez. Ed. Libros de las malas compañías. Colección Libros del Baobab) condensa en poco más de 100 páginas una literatura muy personal con una historia que no deja indiferente. La voz del narrador sin nombre es la de un hombre que se ve obligado a confinarse en una habitación ya que su vida corre peligro. Los yihadistas le esperan fuera para matarle. Así, comienza un soliloquio en el que desgrana pasado y presente, sin que el lector acabe por saber cuánto hay de realidad y cuánto de ficción en sus palabras, como tampoco cuánto hay de verdad y cuánto de mentira en sus recuerdos.

Chimamanda Ngozie Adichie también ha estado presente este año con su breve Sobre el duelo (Trad. Cruz Rodriguez. Ed. Random House). Un ensayo que surgió tras la pérdida de su padre en plena pandemia COVID.

Finalmente, Ve, cuéntaselo al sol deWame M. Molefhe (Trad. Federico Vivanco. Ed. Umoja) es una colección de cuentos que muestra diversas facetas de la mujer botsuana con un estilo sencillo, mostrando un día a día cotidiano en el que se enfrenta a un devenir cosido a veces por la tradición. Sin que falten aspectos como la persecución del colectivo LGBTI, la maternidad, la infertilidad y su peso o el abuso, es una narración cuya construcción da la imagen de querer conformar a una única mujer que se yuxtapone y se transforma en varias.

4 comments on “Repaso a lo más destacado de las literaturas africanas 2021 para que cada cual confeccione su propia lista: (II) Historias coloniales e historias breves

  1. Pingback: Repaso a lo más destacado de las literaturas africanas 2021 para que cada cual confeccione su propia lista: (II) Historias coloniales e historias breves — Literafricas – Conavegación | Blogosfera

  2. Ismael Diadié

    Africalización. Un libro interesante publicado este año por la editorial Esdrújula y trata atraves de artículos la otra cara de África. Es una lectura fácil y interesante.

    Me gusta

  3. Pingback: Repaso a lo más destacado de las literaturas africanas 2021 para que cada cual confeccione su propia lista: (III) Historias del Norte e historias para el conocimiento – Literafricas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: