Asheri, Jedida Claire Matip, Marie DESTACADO En blanco y negro Novela

Lo que marca (o no) ser pioneras: el caso de Marie Claire Matip y Prudencia Chila

NGONDA
NGONDA

Mientras en 1969 Neil Armstrong ponía, por primera vez en la historia, un pie en la luna, en Camerún se publicaba la primera novela escrita por mujer en lengua inglesa. Bajo el seudónimo de Jedida Asheri, aparecía ese mismo año Promise, obra autobiográfica de 96 páginas, publicada por Lagos African University Press. Sin embargo, y a pesar de ver la luz solo tres años después de Efuru de Flora Nwapa y tres años antes de la primera novela de Buchi Emecheta In the Ditch, es una gran desconocida, tal y como nos señala Joyce Ashuntantang, otra escritora más contemporánea. Ésta, rendida ante lo que significa esta breve novela según ella para las literaturas africanas, observa cómo tanto la obra como su autora han permanecido “invisibles para el mundo literario africano y el que queda más allá”. Afirmación que resulta fácilmente comprobable.

Algo más conocida es, en cambio, Marie Claire Matip. Nacida en 1938 en Eséke, fue hija del último  jefe tradicional local  del clan Ndog-Nje, miembro de la élite indígena que mantuvo una posición envidiable en la década de los 50, como intermediario entre la administración colonial y las poblaciones locales. Matip acudió a la escuela comunal y posteriormente completó sus estudios en el Liceo Lecrerc en Yaoundé. Después, partió a Francia, donde reside en la actualidad y donde realizó estudios de Filosofía, Psicología y Sociología, llegando hasta el doctorado, que centró en el papel de la mujer en África.

Su novela, de apenas 47 páginas, Ngonda, (que significa “niña” en su lengua materna, bassa) fue escrita durante su adolescencia y publicada en 1958. Se trata de una obra autobiográfica en la que la joven autora va plasmando su vida. A Matip se la considera una de las primeras escritoras africanas (exceptuando el norte) de todos los tiempos, aunque como nos recuerda Inmaculada Diaz Narbona, “la crítica apenas si lo cita, e incluso los prestigiosos diccionarios de las obras africanas lo olvidan”.

Matip pertenece al Camerún francófono y Asheri, cuyo verdadero nombre es Prudencia Chila, al anglófono. Ellas escribieron en la década de los 50 y 60 cuando la principal preocupación era transmitir el sentimiento anticolonial y el choque cultural con aquella Europa que, tras la derrota de Alemania en la I Guerra Mundial, se había dividido el país entre el Reino Unido y Francia, y que después con la independencia volvieron a juntar en un país formado por dos partes. Sin embargo, la base misma de esta unión ha sido cuestionada al contemplar dos realidades geográficas, históricas, vitales y lingüísticas diferentes y que parecen romper el discurso oficial que el propio Paul Biya ha querido imponer: la versión de la historia de su gobierno es la única versión que importa.

Sobre Marie Claire Matip, quien octogenaria sigue su vida en Francia, se puede encontrar cierta información, aunque de ninguna manera de forma extensa. De Prudencia Chila, verdadero nombre de Jedida Asheri, el silencio y el vacío total de noticias es lo que predomina. Parece que fue pionera también en política a mediados de la década de los 60 y principios de los 70. Y que su obra es una de las primeras obras de resistencia literaria desde la escritura de una voz de mujer, mostrando, tal y como resalta Joyce Ashuntantang, el crecimiento de una joven marcado por el colonialismo, el patriarcado y el cristianismo, al igual que la Tambu de Condiciones nerviosas de Tsitsi Dangarembga.

Ambas autoras volvieron su escritura hacia sus vidas con la intención de mostrar las dificultades que encuentran las mujeres en las sociedades patriarcales, así como la necesidad de poder liberarse de todos los yugos que las oprimen y que las impiden ser en plenitud. Y ambas apenas han obtenido visibilidad o reconocimiento. Ni siquiera, a menudo, por haber sido pioneras.

7 comments on “Lo que marca (o no) ser pioneras: el caso de Marie Claire Matip y Prudencia Chila

  1. lachesca100

    Gracias por esta tan buena información sobre mujeres literatas africanas. elidesa@yahoo.com.ar

    Le gusta a 2 personas

  2. Estefanía Calcines Pérez

    Maravilloso artículo, gracias por tu labor que nos permite descubrir ‘más universos’

    Le gusta a 1 persona

  3. Gostei. Convido você para visitar meu blog. É também do wordpress. http://www.ricardostarling.com. Já estou seguindo você. Abraço

    Le gusta a 1 persona

  4. Desde que me suscribí a Literáfricas mis ansias por leer literatura africana no han hecho más que aumentar. Gracias por este y todos los artículos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: